El poder de las emociones es brutal.

Nos llevan de un lado para otro y nos ayudan a llevar a cabo todo lo que hacemos.

Y también nos dificultan y entorpecen en nuestros proyectos de vida.

Porque no estamos hablando únicamente de sentimientos tiernos y controlables.

Hablamos de todo el abanico que despliega el alma humana a la hora de percibir el mundo y actuar en él.

Por eso la palabra “emoción” viene del verbo latino “emovere”, que significa MOVER O HACER MOVER.

En el mundo de las emociones cabe de todo, desde una leve corazonada hasta la rabia más absoluta. Desde el amor total a los seres queridos hasta la nostalgia por los sueños perdidos.

Y las personas que más racionales se consideran son las que cometen los mayores errores, ya que se esconden éste mundo a sí mismas, pero sin que deje de ser real.

Lo cierto es que poner a punto las emociones es un paso necesario si se quiere conseguir mejorar la vida de las personas.

Porque son lo que hace que nos levantemos cada mañana, que resistamos en situaciones difíciles, que descubramos los placeres de la vida o que dirijamos una mirada optimista al futuro.

Si te fijas con atención, detrás de todas las motivaciones de tu vida, en el fondo, siempre hay emociones.

Y si recuerdas los mejores momentos de tu vida, esos que hacen que todo merezca la pena, recordarás sobre todo sensaciones de bienestar, alegría, ilusión,…

No nos equivoquemos: el ser humano es un ser emocional.

Y si es así: ¿Por qué no aprender todos los recursos, conocimientos y técnicas que nos hagan sentir bien?

Porque eso es la felicidad: Es la suma de todos los momentos en que nos sentimos bien, a gusto.

Cuando hemos aprendido de nuestro pasado lo que no queremos para nuestro futuro y aprendemos a disfrutar de éste momento sin depender ni de objetos ni de personas.

Sí, el mundo de las emociones es muy amplio.

Y yo añadiría que también es hermoso, porque nos da una idea de la grandeza del ser humano.

Tal vez sea el momento de adoptar un enfoque positivo y comenzar a centrarnos en lo que hemos hecho bien en la vida, en lo que somos capaces de hacer y en todo nuestro potencial aún por descubrir.

Si te interesa profundizar en el tema, te invito a escuchar éste audio, en el que encontrarás mucha más información.

Saludos.

Pin It on Pinterest

Share This