¿Aguila o gallina?

Hoy voy a compartir contigo una pequeña fábula para que saques tus propias conclusiones.

Espero que te guste tanto como a mí.

Dice así:

“Cuentan que un hombre encontró un huevo de águila, y no sabiendo qué hacer con él, lo puso en su corral de gallinas para ser incubado.

Cuando el aguilucho nació, fue desarrollándose con el resto de los pollos.

El águila, pensando que era un pollo, hacía lo que éstos hacen: piar, cacarear, comer gusanos e insectos,…

A veces, daba pequeños saltos como el resto de los pollos, volando unos pocos metros.

Y así iba transcurriendo su vida hasta que un buen día vio, muy por encima de ella, una magnífica ave que planeaba en círculos.

Vio, con envidia, cómo ésta ave volaba utilizando las corrientes de aire, sin apenas mover las alas.

El sol arrancaba de sus plumas hermosos reflejos dorados a la luz del atardecer.

Se preguntó qué se sentiría al volar a esa altura, viendo lo que otros no ven y sintiéndose totalmente libre.

Dominado por la curiosidad, el aguilucho se dirigió a la que, según todos, era la gallina más sabia de todas.

  • ¿Qué es eso que vuela por encima de nosotros?– preguntó el aguilucho.
  • Es el águila, el rey de las aves– contestó la gallina.

Y viendo la fascinación en la mirada del aguilucho, la vieja gallina le dijo:

  • No pienses en ello. Tú y yo somos diferentes. Nunca podrás ser como ella. Tienes que aprender a conformarte.

El aguilucho volvió a mirar el gallinero y volvió a mirar al águila.

En el fondo de su corazón, sabía que algo había cambiado para siempre”.

 

Y aquí termina la historia.

Y yo te pregunto: ¿Cómo va a ser tu vida?

Espero tus respuestas.

Saludos.